La expansión urbanística en Ámsterdam

Desde su fundación en el siglo XVIII, la forma urbana de Ámsterdam ha sufrido innumerables modificaciones, la mayoría de ellas debido a la creación de sus famosos canales. Infórmate sobre su historia y su crecimiento urbanístico y disfruta de la ciudad como un local.

A principios del siglo XIII comenzaron a asentarse los primeros pobladores a orillas del río Amstel. Para protegerse de las crecidas del agua comenzaron a construir terraplenes y en lo alto de estos montículos se construyeron las primeras viviendas.

Años después se construyó un dique que dividió el curso del río en dos. El Amstel comenzó a evacuarse a través de dos ramales laterales que crearon una nueva delimitación de la ciudad.

En la parte este quedó la ciudad vieja (oude zijde) en la que se encontraba la iglesia más antigua de la ciudad, la Oude Kerk (1306), y en la parte oeste aparecería la ciudad nueva (nieuwe zijde) donde se construiría la Nieuwe Kerk en el siglo XV.

La estructura urbana de la ciudad siguió cambiando en los siglos siguientes debido a la construcción de nuevos canales, murallas defensivas, fosos, canales que volvieron a rellenarse para convertirse en calles, etc.

Durante la Guerra de Flandes, con la constitución de las Provincias Unidas y la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales en el siglo XVII, Ámsterdam comenzó a experimentar un enorme crecimiento económico que provocó un notable aumento de la inmigración durante todo el siglo. En el año 1600 Ámsterdam contaba con 54.000 habitantes y para 1675 la población había crecido hasta los 200.000. Esta época es conocida como la Edad de Oro neerlandesa.

 

Mapa de Ámsterdam en 1649

Mapa de Ámsterdam en 1649

La ciudad se vio obligada entonces a crear un plan urbanístico que incrementara su tamaño y se desarrolló el Plan de los Tres Canales, que multiplicó las dimensiones de la ciudad por tres. Las obras planeadas eran tan amplias que tardaron varias décadas en completarse, dándole un aspecto similar al actual. Durante esta época se creó el Jordaan, que fue originalmente un barrio de obreros, principalmente de aquellos que trabajaban en la creación de los canales.

A partir de 1675 aproximadamente la ciudad comenzó a decaer y no experimentó demasiadas modificaciones hasta que en el siglo XIX comenzaron a rellenarse algunos canales para convertirlos en calles y plazas.

La segunda mitad del siglo XIX fue decisiva para la capital holandesa. La excavación del Canal Mar del Norte (Noordzeekanaal) mejoró considerablemente el acceso de los barcos a los puertos de Ámsterdam y la construcción de la Estación Central propició un gran impulso en el ferrocarril. Todo esto provocaría un nuevo crecimiento económico en la ciudad, lo que produjo otra ola de inmigración y la necesidad de volver a ampliar la ciudad una vez más.

A finales de siglo se derribó la ultima muralla que rodeaba la ciudad y el foso que la bordeaba se convirtió en el canal periférico Singelgracht.

La ciudad comenzó a sufrir entonces un crecimiento acelerado en el que se implementaron diferentes y novedosos planes urbanísticos que se han convertido en referentes en todo el mundo.

Sin embargo, dentro de los límites del Singlegracht, la ciudad mantendría su esencia, siendo esta zona actualmente conocida como Centrum. En ella se incluyen los diez barrios históricos de la ciudad, como los famosos Barrio Rojo y Jordaan.

 

Mapa de Ámsterdam de 1385 a 1875

Mapa de Ámsterdam (1385 a 1875)